Jesús vino a traer luz, a ser una guía indispensable para caminar en este mundo. Él es la muestra de que el verdadero amor existe y esta navidad queremos que esté presente en nuestros corazones.

Para la mayoría de nosotros, Navidad es uno de los meses más apetecidos, empiezan las reuniones familiares, surge la abundancia de comida, la ilusión de los regalos, los buñuelos y un sinfín de detalles más. Pero poco se menciona el que nace Jesús, simbólicamente hablando. Por eso nosotros debemos aprovechar este tiempo como una excusa más para adorar y honrar a Jesús, porque ciertamente su amor lo merece TODO.

“Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor”.
Lucas 2:11

Ese amor que supera toda explicación y acción (Juan 3:16), lo tuvo el Padre por nosotros, aún siendo nosotros pecadores, vino a salvarnos y a darnos una nueva naturaleza, nos hizo nuevas criaturas. Es por eso, que podemos compartir las buenas nuevas con los demás, porque ya las hemos experimentado.

Siempre es mejor dar que recibir, y eso incluye darte un regalo a ti mismo, como el saber que ya eres parte de lo que viviremos en enero, un mes que le da el rostro a lo que será el año. Esto sucederá en nuestra Convención Internacional G12: “Unción de Multiplicación” del 24-28 de enero/2022. Si yo fuera tú, no lo pensaría dos veces para asistir, porque es aquí donde Dios puede hacer un milagro en tu vida, familia y ministerio. Será un tiempo tan poderoso que ciertamente quienes estemos ahí, no saldremos iguales.

Es tiempo de multiplicarte, y de asumir fielmente el llamado de Dios para tu vida, que puedas dar la milla extra en todo lo que haces, trabajando siempre como para Dios y no como para el hombre (Colosenses 3:23), esto es lo más valioso que podemos hacer como hijos de Dios.

Que esta navidad, el amor y el gozo del Señor, inunde tu corazón, y sea un tiempo lleno de alegría y bendición para tu vida. Pero sobre todo, que puedas celebrar que Jesús nació y es Él el mejor regalo que el Padre te ha dado.