En varias ocasiones sentimos que Dios nos está llevando a nuevos niveles, a veces no entendemos por qué, pero el Señor si, pues solo Él ve lo que nosotros no vemos y conoce la razón por la que fuimos llamados a trabajar en su obra.

Pero hay algo importante y es entender que asumir un llamado no solo implica responsabilidad sino consagración, pues necesitamos que la presencia del Espíritu Santo esté en todo tiempo y lugar, y el Espíritu del Señor solo puede habitar en una vida consagrada. El llamado no puede asumirse en la emoción del momento, pues en menos de lo que se crea, todo se va a desmoronar, vendrá la frustración y la carga, porque se estuvo haciendo la obra en las fuerzas propias.

Este es el caso en el que Dios le habló con claridad al pastor Esteban Chaves hace más de 30 años, y que aun en medio de cualquier sentimiento que haya sentido en ese momento, el Señor trajo una certeza tan especial a su corazón que lo llevó a dar pasos de fe para vivir su llamado. Y es que así como al pastor le sucedió, Dios puede hablar a tu vida de una manera tan única que vendrá esa convicción para moverse, y lo puede hacer a través de una Convención Internacional, sobre todo iniciando un nuevo año, en el que estamos a la expectativa de todo lo que Dios hará.

Sin embargo, como está escrito: «Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha preparado para quienes lo aman».
1 Corintios 2:9

He aquí una de las muchas razones importantes por las cuales asistir a una Convención, pues puede marcar un antes y un después, así como el testimonio del pastor Esteban, qué podrás ver en este video:

Él hoy en día junto a su familia dirige la iglesia MCI Bucaramanga, luego de haberle creído al Señor y de haber entendido la capacidad que Dios veía en él para hacer su obra y asumir el llamado.